"La peor lucha es la que no se hace"

martes, 6 de septiembre de 2011

Para calmar a los mercados

|

Una de las excusas clave que están usando todos los gobiernos para introducir recortes y reformas antisociales es que son sacrificios que sirven "para calmar a los mercados" y dar solvencia.
Lo vimos con la reforma laboral (que, además, iba ligada al "servirá para crear empleo" y ya hemos visto los resultados), lo vimos con la reforma de las pensiones y lo vemos con todas. Concretamente, con el último hachazo del Gobierno que además ha contado con el visto bueno y el aplauso de la mal llamada oposición.

Contínuamente se nos vende que los sacrificios de hoy serán beneficios para mañana y que hay que pasarlo mal ahora para poder pasarlo bien después. Todas las reformas sirven supuestamente para calmar a lo que ellos llaman mercados, como si realmente el objetivo no fuese terminar con el sufrimiento de los que están en la cola del paro, si no garantizar la vía libre para la especulación de La Bolsa.

Al final el propio sistema que se empeñan en mantener es el que les quita la razón.
Si el objetivo de los gobiernos es tranquilizar a los mercados asumiendo las medidas que estos piden, ¿qué es lo que ocurre para que, después de aprobar la reforma de la Constitución, siga cayendo La Bolsa y aumentando la prima de riesgo sin razón aparente? ¿Realmente influye tanto una declaración de la directora del FMI?

Hay dos cosas que deben quedar del todo claras para entender esto:
1. "Los mercados" son insaciables. Saben que los gobiernos están cediendo ante todo lo que piden y son los primeros interesados en mantener su propio mercado un poco turbulento para ir pidiendo más concesiones a su favor.
2. Ha resultado que La Bolsa se mantiene de la fé. Es decir: igual que un creyente implora a los dioses, las bolsas imploran a los mercados. Ambos sordos. Todo consiste en "creer" que mañana irá mejor y que hay confianza. ¿No es esto una estructura poco sólida por no decir inexistente?

También hay que dejar claro quienes son los mercados para entender mejor qué es lo que ocurre continuamente. Los mercados son los bancos, las grandes fortunas, las grandes empresas, y tienen nombres tales como Emilio Botín (presidente del Santander), Franciso González (presidente del BBVA), Rodrigo Rato (presidente de Bankia. Ex-Caja Madrid, y que fue director del FMI). En España, son esos grandes empresarios que se reunieron con el presidente del Gobierno formando una cámara no elegida y que tomó decisiones sin contar con nadie.

Pues bien. Llegados a este punto, convendría quizá pensar qué hacer de una vez con los llamados mercados. ¿Pretenden los gobiernos seguir cediendo? ¿Para qué? ¿No ha quedado más que claro que las reformas no sirven para "calmar" La Bolsa si no para demostrar a esos mercados que se cederá ante lo que pidan?

Al igual que habría que pensar qué hacer con la Unión Europea. ¿Realmente merece la pena? Si al final todo se basa en lo que dice Alemania, ¿no será mejor que cada uno maneje su moneda para hacer su propia política económica?

Y es que, al final, son simples pensamientos de sentido común. Si se ha cedido tanto y los mercados siguen sin calmarse, ¿merece la pena ceder más? ¿No será peor el remedio que la enfermedad?

3 comentarios:

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Los gobiernos ceden ante los mercados porque nos tienen cogidos por los huevos.
Llegan los de standard and poors y bajan la calificación de España, así que los inversores comienzan a vender.
Es el viejo juego del capitalismo, no tiene más. De nada sirve el cambio de gobierno si ese gobierno, no genera un cambio en el sistema económico español.

Anónimo dijo...

Tu puedes participar en los mercados. Que por cierto dan sentido a la economia, te has planteado un sistema economico sin mercados, quien asignaria los precios??; habria mucha mas dependencia bancaria.
El mercado laboral español.. en fin. La reforma que se ha hecho es de risa, hay que flexibilizarlo urgentemente ; se esta excluyendo a jovenes preparados. Hay que acabar con el topico de que los empresarios son los malos y que los sindicatos nos protegen

Anónimo dijo...

Los mercados aprietan a los Gobiernos porque son ellos los que invierten en la deuda que estos generan. Como seguimos con déficit, seguimos necesitando endeudarnos y que los mercados nos financien. Las agencias de calificación simplemente evalúan tu capacidad de pagar tus deudas, y lógicamente, si sigues endeudándote, entienden que cada vez te va a costar más devolver ese dinero. Ya está bien de demonizar los mercados, que son los que mantienen el bienestar social de países que no pueden permitírselo. Otra cosa es ayudar a los bancos que han regalado hipotecas, esos que apechuguen.

Publicar un comentario

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o   :p   :q   :rr   :s   :t