"La peor lucha es la que no se hace"

miércoles, 20 de julio de 2011

Rubalcaba encabezará la revolución

|

Ya avisabamos de la campaña que se iba a lanzar desde el PSOE, con Rubalcaba a la cabeza como imagen de renovación (un político que ha ocupado cargos de poder desde hace más de 25 años), para intentar atraer el voto de la gente que se declara de izquierda y que se ha visto decepcionada con las reformas y recortes del Gobierno de Zapatero (que podría firmar cualquier gobierno del PP con los ojos cerrados).

Nos encontramos con contradicciones. ¿Cómo se puede ahora tomar distancia con la reforma laboral y política fiscal cuando se ha estado votando con mano de hierro todo eso en los consejos de ministros y en las votaciones en el Congreso? ¿Cómo se puede querer avanzar hacia la creación de un Estado Palestino cuando desde su Gobierno se ha ido incrementando el gasto en armas hacia el país que, precisamente, bloquea con bombardeos la creación de ese Estado?

Sus intervenciones suenan huecas. Y falsas. Lo mínimo que se le pide a una persona que está en la política es coherencia, y las intervenciones de Rubalcaba evidencian una contradicción entre lo que ha hecho estando en el Gobierno (y lo que ha hecho su gobierno) y lo que dice. Evidencian su falta de coherencia.

Pero no nos sorprendamos. En tiempos de crisis de votantes el PSOE siempre ha llevado a cabo estrategias similares. Son estatregias que unen un discurso izquierdista barato y una campaña de derribo a IU acusandola de aupar a la derecha al poder (la famosa "pinza") para espantar; cuando en realidad es el partido gobernante el que aupa a "la derecha" aplicando reformas que dan la razón (equivocada) al PP.
Si el PP dice que hay que recortar la indemnización por despido y el PSOE al final traga, ¿qué imagen se le crea a el/la ciudadano/a en la cabeza?
Es lo que pasa cuando la derecha camuflada se entiende con la derecha declarada.

Rubalcaba es el hombre de negro. Es el que aparece en todas las televisiones con carteles rojos alrededor y palabras bonitas diciendo al oyente lo que (ahora sí, ahora de verdad de la buena) quiere hacer para que paguen la crisis los banqueros y ricos. Y desligandose de todo lo que anteriormente ha hecho o dicho. Embarcando al oyente en un viaje alucinógeno que le hace olvidarse de todo lo que en cuatro años (y en muchos más) el propio Rubalcaba ha firmado junto a sus compañeros/as de gobierno.

Y le queda tiempo para guiñar el ojo al 15M, sin caer en la cuenta de que el 15M quiere de una vez hechos y no palabras vacías.
Le queda tiempo para plantear una Reforma de la Ley Electoral similar a la ley electoral alemana (que no evita el bipartidismo sino que lo agudiza) para que al día siguiente salga en la portada de tal o cual periódico con una sonrisa de oreja a oreja y erigiendose como adalid político del Movimiento 15M.

Pasa que, según quieran muchos y muchas, la revolución será rubalcabalizada. Es decir, la revolución la encabezará Rubalcaba, y será distorsionada mientras no nos pongamos de una vez a trabajar por desenmascarar a aquellos/as que, con ayuda de los inefables medios de desinformación, quieren erigirse líderes supremos del cambio en España, sin haber hecho ni siquiera un mísero guiño durante más de 25 años.

0 comentarios:

Publicar un comentario

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o   :p   :q   :rr   :s   :t