"La peor lucha es la que no se hace"

viernes, 29 de octubre de 2010

No nos domesticarán

|

Ha fallecido el compañero Marcelino Camacho. Todo un ejemplo de lucha, de entrega, de ideas... todo un ejemplo de clase obrera y de revolucionario.

Ernesto Guevara dijo allá por 1960 que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor en clara referencia al amor hacia la humanidad, hacia la justicia, hacia la libertad de los pueblos, hacia la igualdad... 
Marcelino Camacho reunía las cualidades naturales y específicas para ser un gran revolucionario y un gran luchador contra las desigualdades sociales que sufren los pueblos. Estaba guiado sin duda por el amor que tenía hacia la humanidad y la justicia.

¿Qué voy a decir yo que a estas alturas no sepa nadie del compañero que hoy nos deja? Esta entrada es para rendir mi pequeño homenaje a una de las figuras que más ha luchado por los derechos de los trabajadores en España en el Siglo XX.

Es imposible quedarse con tan solo un momento o una frase de esta gran persona. Quizá su gran frase. Aquella que todos recordamos (tanto hoy, como mañana, como todos los días del resto de nuestras vidas)... aquella que decía claramente que "Ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar".

Se va Marcelino, pero su símbolo, su lucha, sigue. Sigue vigente en todos los jóvenes que estamos dispuestos a luchar contra todas las injusticias y desigualdades que, lejos de ser erradicadas, hoy cobran fuerza en un momento de crisis capitalista como el que estamos viviendo.

La trayectoria y la vida del compañero Camacho debe servirnos como ejemplo a todas las generaciones que comenzamos a inmiscuirnos en la lucha del Movimiento Obrero.
Porque él nos dejó como un jóven luchador más. 

Él nos ha dejado un legado y una lucha que, por nuestro amor a la humanidad, estamos obligados a seguir.

0 comentarios:

Publicar un comentario

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o   :p   :q   :rr   :s   :t